Y qué decir del amor, ese que llega, te atrapa y vuela. Ese que no te deja respirar por las noches, que no te deja pensar, ni estudiar, ni leer, ni escuchar, ese que te atonta,te inhibe, te absorbe y te lleva a un mundo lleno de fantasía, un mundo lleno de colores, lleno de felicidad, de buenas personas, de viajes, de risas, de abrazos, besos, mimos y caricias, ese que te aleja de la realidad,del trabajo,de la rutina, hasta de los amigos y la familia y cuando te das cuenta, estás sola.

Y entonces llega la soledad, esa que te atrapa y nunca se va. Que tampoco te deja dormir por las noches, pero de la que no paras de pensar, hablar y escuchar. Esa que te oprime, te asusta, te frena, te encierra y no te deja disfrutar. Esa que se encarga de decirte que se acabó, que no va a haber más días de colores, ni risas, ni besos, ni abrazos, ni caricias, esa que te dice que ésta es la realidad y que los que ahora están, son los de verdad, los que no se van, los que están dispuestos a escuchar,aguantar y si hace falta llorar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s