Hace unos años si me hubiesen dicho que el amor era esto, hubiese dicho que se equivocan, que eso no es amor. Mi inmadurez, mi ceguez ante el primer amor no me dejaba ver que hay muchos tipos de amor y muchas formas de querer diferentes.
Ahora sé que el amor se mide de otra forma, que va más despacio de lo que nosotros pensamos, que lo que sientes en un primer momento no es amor, es pasión, esa necesidad absoluta de estar con esa persona las 24 horas del día, abrazarle,besarle y no soltarlo ni durmiendo.
Pero llega un día en el que empiezas a sentir algo más que la pasión, un sentimiento más fuerte y duradero y que si se cuida,puede durar toda la vida, como es el amor.
El ver que puedes contar con esa persona para todo, para ir ha hacer la compra, para ir al cine, a comer con la familia, divertirte con los amigos,salir de fiesta, pero no sólo para lo bueno sino que también está ahí en los momentos duros, que te presta su hombro, te abraza fuerte para que sientas que no estás sola y te apoya en cada decisión que tomes, sea o no la correcta. Eso es la vida, la vida cotidiana de cada uno, y estar ahí cuando se necesita, pese a cualquier obstáculo es muy difícil y se necesita mucho tiempo para comprenderlo, y sobre todo para valorar el esfuerzo que hace esa persona. Pero todo esto no funciona si no es recíproco y para eso hay que tener, como se suele decir, un amor del bueno, un amor con respeto hacia la otra persona, con confianza incondicional y esos dos valores sólo se consiguen desde el conocimiento a uno mismo y hacia la persona que tenemos a nuestro lado. Hemos olvidado comunicarnos y por ello muchas relaciones tanto de pareja, de amistad, familiares, se rompen, porque no sabemos comunicarnos, no perdemos el tiempo en conocer a la otra persona, en saber sus gustos,sus aficiones. Cuando era pequeña y un chico me gustaba intentaba saber todo de él, su color favorito, su número favorito, su comida favorita, son tonterías sí, pero cuando llega una fecha señalada o como si es un día cualquiera y quieres hacerle un regalo a tu pareja y llegas a una tienda y no sabes qué comprarle, porque no sabes lo que le gusta, ni lo que necesita, ahí tenemos un problema de comunicación, y creédme, nos pasa más a menudo de lo que os imagináis. En definitiva, el amor es un cúmulo de momenticos (como digo yo), que pasamos con la persona que queremos y que van haciendo más fuerte la relación conforme pasa el tiempo.

Como dice el refrán: “Despacito y con buena letra”

                                            N. M

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s