“Secuestro fallido”

Por un momento Julia pensó que Marco no la había visto. Se sentó en la barra y pidió una cerveza.
Julia avisó a Jorge y sin pensarlo cogieron las cosas y corrieron hacia el coche, Marco fue tras ellos, agarró a Julia por el brazo e intentó llevársela, pero no pudo. El camarero del bar había sido testigo desde el principio de todo lo que estaba sucediendo. En cuanto Julia entró por la puerta el camarero se dio cuenta que ella no estaba bien,que tenía la cara desencajada. Pensó que corría peligro al lado de Jorge y no dejó de observarles en todo el rato que estuvieron sentados. Pero cuando Marco entró por la puerta y el camarero vio la reacción de Julia, supo quien era el auténtico peligro.
Llamaron a la policía y detuvieron a Marco por intento de secuestro.

Tras el episodio del hospital, Julia volvió a casa, junto a Marco. Aparentemente todo había vuelto a la normalidad, Marco sólo se separaba de ella para ir a trabajar, le preparaba la comida, le acompañaba a todos los sitios, salían a cenar juntos… Se ganó la confianza de ella por completo, le hizo creer que había cambiado, que ella era la única mujer en su vida, le hacía el amor como si fuese la última vez, y Julia, inocente y enamorada, se lo creyó.

Todos los martes, Julia acompañaba a Marco al médico,pues este tenía que hacerse analíticas cada semana debido a su trabajo, era encargado del reparto en una empresa dedicada a la seguridad privada y a diario manejaba todo tipo de armas.
Mientras esperaba, Julia cogió su móvil y sin pensarlo, entró en el correo de Marco.
No sabía por qué pero intuía desde hacía unas semanas que algo había cambiado, y así era, Marco había vuelto a las andadas, y no con una, ni dos, ni tres, sino con hasta cuatro mujeres.
Julia no daba crédito a la cantidad de guarrerías que se llegaron a decir.
Cuando Marco salió de la consulta, Julia le enseñó los mensajes y le pidió una explicación, aunque éste siempre tenía un as bajo la manga y siempre salía airoso de todas sus encrucijadas. Ésta vez le dijo a Julia que lo había echo para divertirse con sus amigos, que nunca había estado con ellas, pensaba que siendo desagradable perderían el interés por él, pero resultó no ser así y acabó siendo una sarta de pornoconversaciones. Julia, en sus adentros, siempre supo que aquello era mentira,que Marco veía a aquellas mujeres,y que tenía relaciones sexuales con ellas. Pero Julia estaba enamorada,no quería ver la realidad de lo que estaba sucediendo y prefirió seguir adelante haciendo como si nada hubiese ocurrido.

Julia nunca más volvió a coger el teléfono de Marco, no le hizo falta, sabía perfectamente cuando había estado o no con otra mujer.

 

Naroa Martínez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s