“Al salir del trabajo”

Ocurrió una tarde de verano. Eran las ocho en punto en el reloj de la calle, todavía no había anochecido. Julia salió de trabajar,cansada,irritada,con dolor en la punta de los pies, sabiendo que al llegar a casa no habría nadie esperándola.

Cada día al salir del trabajo, Julia se dirigía a su casa para prepararle una cena deliciosa a su marido, abrir una botella de vino y ver una película. Todas la noches,de lunes a viernes,durante cuatro años Julia se dedicó a su marido en cuerpo y alma.

Marco no era un mal marido, se portaba bien con ella, la respetaba, se acordaba siempre de su cumpleaños y el aniversario, de vez en cuando le regalaba alguna escapada un fin de semana fuera del país, era agradable con las amistades de Julia y con su familia.

Pero aquella tarde,Julia no quiso volver a casa, no quiso hacer la cena,ni abrir una botella de vino,ni ver una película, simplemente no quiso. Se sentó en un banco cerca del trabajo, se fumó un cigarrillo y se dispuso a ver pasar la gente. Cuando se dio cuenta eran las once y media de la noche, era demasiado tarde,pero Julia seguía sin querer ir a casa. Vio el cartel de la Estación de Autobuses,se dirigió hacia allí sin saber muy bien por qué y compró un billete de autobús que salía en veinte minutos.
Subió al autobús sin mirar atrás, se acurrucó en su abrigo y se durmió. Tenía catorce horas de viaje por delante.

Naroa Martínez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s