No quiero pensar cómo les explicaré a mis hijos qué fue o qué paso el 1 de octubre del año 2017 en España, en Cataluña.
El 1-O es ya, un hecho histórico, algo que recordaremos toda nuestra vida, al igual que el atentado de Barcelona el 17 de agosto, día en que yo cumplí 21 años.
Aquel 17 de agosto fue un día trágico para todos y cada uno de los españoles. Todos, unidos, salimos a las calles gritando “NO TENGO MIEDO”, “NO TINC POR”, demostrando ser un país unido dejando cualquier diferencia a un lado.
Si es verdad que hubieron pancartas con eslóganes que no venían a cuento, que sólo las podían llevar gente sinvergüenza que no tenía ningún respeto por las víctimas y familiares.
Pero me conformo con saber que esos sinvergüenzas eran unos pocos frente a muchos.
Ese día, pese a lo ocurrido, me sentí orgullosa y me emocioné al ver tanta gente en las calles luchando por un mismo objetivo.

Un mes y medio después, me encuentro en un pequeño pueblo del sur de España en el que sus habitantes sienten los colores de la bandera española, se emocionan con el himno español, se enorgullecen de ser españoles, gritan a los cuatro vientos “VIVA ESPAÑA” y yo en cambio, siento envidia por que sientan el país de esa manera que yo nunca lograré sentir.
Porque del lugar donde vengo, donde nací, me crié y crecí, no existe ese sentimiento por España al igual que aquí.
Me crié rodeada de españoles que se sentían vascos y vascos que se sentían españoles, y todos aquellos fueron enseñándome las diferentes opiniones e ideales frente a España, Navarra y Euskal Herria.
Con el tiempo llegué a la conclusión de que no me sentía del todo vasca, me gusta su cultura y el idioma, pero no lo que conlleva ser vasco fuera del territorio euskaldun ya que hay mucha ignorancia hacia esa cultura. Mucho menos me sentía española, porque no me siento identificada con la ideología, no apoyo la actuación del gobierno, ni tampoco siento que la monarquía haga mucho por mí.
Sólo me quedaba Navarra, lugar en el que nací y del que sí me sentía orgullosa,donde sí me identificaba con su ideología, tanto del norte como del sur, por defender sus propios intereses y luchar por su cultura independiente.

No puedo evitar sentir frustración e impotencia con lo sucedido en Cataluña. Porque tanto unos como otros han ignorado la ley, unos hartos de no ser escuchados han tomado la justicia por su mano, y otros, teniendo el poder en su mano, han hecho con él lo que han querido.
Esta claro que no se puede meter a todos en el mismo saco, y no hay ningún hecho que sea justificable.
Entiendo perfectamente y tienen mi apoyo todos aquellos que fueron a votar, los que no fueron y querían votar y los que no fueron y tampoco votaron. Lo entiendo porque lo único que pidieron fue VOTAR, algo que se les denegó desde un primer momento, algo que se les prohibió.
Nos llenamos la boca al decir que vivimos en un país democrático pero, ¿qué democracia es ésta en la que no dejamos que los ciudadanos tengan libertad de expresión y puedan votar?

Screenshot_20170923-095632.pngPorque el Referéndum ilegal fue consecuencia de la indignación de una sociedad hacia su propio país, hacia un país que no escucha a sus ciudadanos, que hartos no vieron otra salida que la independencia.

Partiendo de esta base no entiendo todo lo ocurrido el día 1 de octubre, no entiendo para qué semejante despliegue policial, si lo único que consiguió el gobierno fue agravar un odio que ya existía, no hacia ellos, sino a todos aquellos agentes que se creen, por que lo saben y así se lo ha hecho saber el estado a lo largo de su carrera,que tienen el poder y que con él pueden hacer lo que quieran porque están libres de toda acusación.
Porque teniendo la fuerza y la justicia de su lado se creen más que toda la multitud que tienen enfrente, toda esa multitud que levanta las manos esperanzados de que se les quite esa idea tan horrible de la cabeza que segundos después ejecutan a golpe de patadas,porrazos,puñetazos y empujones dándoles igual niños,mujeres embarazadas,ancianos,hombres o quien sea que estuviera allí.

Los medios de comunicación tampoco se han quedado cortos, defendiendo lo indefendible por miedo a que les llame el rey y les cante las cuarenta.
Han hecho mucho daño, y lo peor de todo es que no son conscientes de la responsabilidad que tienen a la hora de comunicar, que si el estado, el gobierno, la política o el fútbol han sido las principales causas de la separación de los ciudadanos españoles, ellos han agravado esa separación, el odio hacia Cataluña y hacia España, el odio hacia la política española, el odio hacia Messi o Cristiano,incluso el odio hacia ellos mismos.

Todos y cada uno de los responsables del futuro de España estáis dejándola a la altura del betún, estáis dejando que sus ciudadanos se peleen entre ellos por vosotros, que la gente se suicide por vuestra incapacidad para actuar, que la gente tenga que separarse de su familia por vuestra incompetencia para solucionar los problemas económicos del país, estáis dejándonos a nosotros como lo que sois vosotros en realidad, unos payasos que no hacen ni gracia y de quienes todos se ríen cuando cruzas la frontera.

Naroa Martínez

Un comentario sobre “Mi opinión sobre 1-O

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s